Amordazada

Hay momentos que las palabras se agotan, en que las letras por más que lo intentemos no salen de nuestras bocas y el cuerpo grita desesperado su dolor enrojeciéndose, amoratándose; el rostro se contrae, los gestos se vuelven violentos por momentos y se suavizan con el placer que también se desemboca, recorre el cuerpo, estremece las extremidades y un hilito de voz logra escapar desde la garganta.

A veces, una mirada lo dice todo, se postra sobre la piel desnuda y azota con movimientos oculares; cae como flagelo en el alma y se vuelve lo más maravilloso sobre la tierra. Porque nada, se compara con una mirada fija, con la sensación deuna contemplación prolongada que incluso humedece el sexo y lubrica la imaginación.

El sentido del oído se expande, se vuelve preso de los inundantes sonidos que envuelven el momento, se crean ecos, sonidos secos, cortantes, relampagueantes y contundentes; pero si algo excita los oídos son las frases, esas palabras hiladas k perturban y se estrellan copiosamente sobre quien las recibe; castigan y acarician, besan y escúpen.

La boca es, en un principio, cubierta por una mordaza y después de los latigazos, aún con las manos, tobillos y rodillas atadas, con los ojos y el sexo humedecidos; ÉL desliza suavemente la mordaza que apresaba los labios de su sumisa y le pregunta si hay algo que pretenda decir.

Ella responde en un susurro: “Gracias mi Señor”, con voz temblorosa.

Por Ámbar Arietis Von Korsar.

Marqués Alexander

Marqués Alexander

Soy un hombre dominante con mas de 20 años deexperiencia en el intercambio erótico de poder (BDSM) tanto en asesorías como en sesiones.

Actualmente administro la comunidad de Calabozo MX, doy cursos y sesiones tanto públicas como privadas.
Marqués Alexander

Más escritos de Marqués Alexander (Ver todos)