Yo sumisa… y gorda.

En todo el mundo se ha creado la falsa idea de que un cuerpo esbelto o trabajado es el ideal para cualquier hombre o mujer que exista sobre la tierra. Dentro del mundo BDSM, salvo contadas ocasiones, también se ha bombardeado con esta idea.

Tanto así que en todas las búsquedas de imágenes que hagamos, siempre aparecen sumisas y sumisos delgados. Si bien es cierto que cada uno tenemos derecho a elegir qué nos gusta y qué no, así como decir que no cuando algo no es de nuestro agrado; ¿por qué siendo profesionales aceptamos cualquier tipo de complexión?

Durante el tiempo que he sido practicante del BDSM, he notado cómo, tanto hombres como mujeres, se guían por el estereotipo que les han vendido: el deseo de una sumisa “estética” es por muchos un ideal erróneo. Asimismo, la idea de un dominante esbelto, trajeado y de ”revista”, es el prototipo de algunas sumisas.

¿Pero qué hay de todos aquellos practicantes que no tienen ni uno de estos aspectos, no usan traje ni tienen cuerpo trabajado? ¿De aquellas que no usan súper tacones ni corsés ajustados hasta las costillas? En muchas ocasiones he visto el rechazo que generamos las personas gorditas, tanto en el mundo vainilla como dentro del BDSM, al punto de conocer proyectos a los que no somos invitados por cuestiones de estética o por mera gordofobia.

Lamentablemente en nuestro país el índice de personas con sobrepeso es muy alto, siendo México el país número uno en obesidad, aunque cabe aclarar que no todos tienen esa condición por sedentarismo, sino por problemas metabólicos, hormonales y cuestiones médicas.

El ser una persona gorda no restringe en nada. Algunos contamos con una flexibilidad bastante buena y la circulación en perfecta condición. También nos excitamos, nos masturbamos, exploramos nuestra sexualidad. También sentimos, nos entregamos y sabemos explotar nuestra sumisión. Somos sexys, impecables, fuertes y muy, muy cachondos.

Cualquier práctica puede ser aplicada a nosotros, siguiendo las recomendaciones pertinentes. Ser gordo no nos impide nada, somos nosotros mismos quienes ponemos nuestras limitantes. Y como digo: LA ÚNICA LIMITANTE EXISTENTE ES EL RECHAZO DE LOS MISMOS PRACTICANTES. Asimismo, estoy en pro de que cada uno tiene el derecho de elegir con quién jugar, interactuar y desarrollar su práctica; es válido y no está mal. Lo malo es que se ataque y se expresen argumentos faltos de información.

Hace tiempo una marca de cosméticos inició una campaña contra la extrema delgadez o, mejor dicho, a favor del sentido común. Explicaba que en el mundo hay 3,413 millones de mujeres (de un total de casi 7,000 millones de habitantes), y de éstas sólo 8 millones son modelos. El resto de las mujeres del mundo son normales, con defectos y virtudes como cualquier otra persona y muchas de ellas gordas.

Se podría pensar que una persona con sobrepeso suele tener su autoestima baja, que quizá necesita de alguien que la valore, estimule y le haga sentirse bien con su cuerpo. Sin embargo, no siempre es cierto, ya que hay otras muchas que se encuentran bien consigo mismas, en las que el sobrepeso no supone un motivo para perder su autoestima o para no sentirse bellas e, incluso, para no sentirse atractivas. Y también puedo afirmar que el sobrepeso no es, en todo caso, exclusivo de las sumisas: hay Dominantes y Dóminas con sobrepeso así como sumisos en las mismas circunstancias. Es decir; la proporción se reparte entre todos al igual que en la sociedad.

Todos como practicantes sabemos que una sumisa es una mujer fuerte psicológicamente, con una capacidad de entrega no sólo física sino también mental, y una entrega de esa magnitud sólo debería hacerse desde la consciencia y la responsabilidad de una misma. Tengamos la figura que tengamos no restringe ni minimiza en nada la capacidad de sumisión.

Yo, como sumisa y ahora switch gorda, he sido azotada, semi-suspendida, inmovilizada, marcada y tengo la seguridad de que todas las prácticas realizadas en mí no se han basado en mi físico, sino en mi capacidad de asumir y tomar el papel que me corresponde.

Por ello también puedo decir que el físico no es una garantía de rendimiento, de entrega, ni de servilismo. Cada uno somos diferentes en capacidades y pensamientos. Y a ti, ¿qué te limita?

Raven Cerise Lepfrand

Raven Cerise Lepfrand

Sumisa, practicante de BDSM real y virtual desde hace cuatro años aproximadamente.
Fanática del café, los libros y los cigarrillos, de carácter peculiar pero sobre todo de una honestidad brutal.
Raven Cerise Lepfrand

Más escritos de Raven Cerise Lepfrand (Ver todos)

7 comments on “Yo sumisa… y gorda.”

  1. Amo Sádico Responder

    De acuerdo completamente contigo. Soy un Sádico Amo, soy gordo y mi imaginación no tiene límite. Aplaudo Tu artículo.

    • Raven Cerise Responder

      muchas gracias por tus comentarios, y por tomarte el tiempo de leernos

      una saludo

      Raven Cerise

  2. silvia Responder

    Muy interesante con el se puede salir de los estereotipos que muchas personas tienen o tenemos y ver el mundo de una forma diferente. Me encanta leerlos por que me interesante mucho el mundo BDSM. Sigan escribiendo para estar mejor informada

  3. Sir Schubert Responder

    Todas son modas que cambian con el pasar del tiempo,de por si en la antiguedad,lo que hoy llamamos una mujer gorda,eran las mas deseadas,pues trasmitian un aura de fecundidad y fuerza.En la era “Victoriana” las modelos eran todas “Rubinezcas” es decir con amplias curvas y bondadosos pechos.Lamentablemente en la sociedad actual,muchos se dejan vender los mismos espejitos y cuentas de colores que vendian los primeros europeos que llegaron a las Americas.Yo he practicado el Bondage por muchos anios y como dominante se apreciar la entrega de una sumisa,sin importar su peso,edad.o el color de su piel.
    Muchos de esos que son tan esquisitos elijiendo a una sumisa por su peso y apariencia solo estan demostrando su ignorancia de lo que una relacion en realidad es.
    Lo mismo va para la sumisa que solo quiere y acepta ser dominada por por un clon de algun artista de telenovela.
    Raven disfruta de quien eres y no te preocupes de lo que algun tonto piense.

    • Raven Cerise Responder

      Muchas Gracias por tu comentario Sir Schubert, y como bien dices lamentablemente en la sociedad consumista en la que vivimos en estos tiempos que es la que nos vende imagenes a por mayor, mucha gente compra la idea de que lo que esta viendo es lo “correcto”.
      Y creeme ahoraas que nunca disfruto de quien soy, y como soy
      Gracias por leerme, un saludo

  4. claudia Responder

    Que buen escrito te felicito ,yo soy Dom soy gordita y asi siempre e sido feliz un fuerte abrazo

Leave a Reply