Whips. (Parte II)

bullwhip

bullwhip

En la publicación anterior tocamos toda la información necesaria para tomar la decisión de qué látigo comprar. Ahora nos enfocaremos en algunos aspectos generales del látigo,

El largo:

El largo que fácilmente encontraremos en el mercado es entre 4 y 12 pies. Buscando un poco podrán encontrar látigos de 3 pies. Como nuestro uso será casi siempre en interiores, lo más conveniente es inclinarnos por látigos de 3 o 4 pies máximo.

La razón es: 4 pies del látigo, 2 pies del fall y 1 pie del crack son alrededor de dos metros, más el largo del brazo estaríamos hablando que necesitamos más o menos 3 metros a la redonda (incluso hacia arriba) para no correr el riesgo de enredar el látigo en muebles o tirar enseres.

Es pertinente aclarar que si se apasionan por el Whip Cracking (disciplina deportiva de crackeo de látigos), hay “trucos” o movimientos que difícilmente se podrán realizar con un látigo de 3 pies, en virtud de que un látigo debe tener una longitud mínima para poder realizar el bucle y poder “rearmarse” para el siguiente crack. Considero que esa longitud mínima son 4 pies.

Domando el látigo:

Un látigo nuevo de buena calidad será rígido. Al usarlo nos dará la sensación de un látigo lento, duro y de difícil manejo y eso es natural. Para solucionar ese problema hay que domarlo: “Break in” –dirían los americanos.

Es común tratar de domar el látigo con las siguientes técnicas erróneas:

a) Utilizando aceite (en el caso de látigos de cuero)
b) Forzando con las manos una y otra vez, incluso a contraflujo de su curvatura natural
c) Crackeando fuertemente hacia atrás y hacia adelante

Todas estas técnicas lo que harán será acortar la vida de nuestro látigo y, en casos extremos, echarlo a perder.

La mejor forma de domar un látigo es usándolo; en la medida que usemos de forma natural el látigo, éste se adaptará a nuestra forma de lanzarlo, fuerza, velocidad y momento de crack, y a través del tiempo éste se hará rápido y flexible. Y lo que es más importante: nos compenetraremos con nuestro látigo.

El Crackeo:

Aunque suene gracioso, me he encontrado con personas que piensan que el crack se produce cuando el látigo golpea una superficie. Esto es falso y además sería maltratar nuestro instrumento. El producir un ruido al golpear una pared o el piso no es crackear y hacerlo lastimará el fall o el crack.

El verdadero crackeo se produce cuando la punta del látigo (crack o chasqueador) rompe la velocidad del sonido, alrededor de 343 metros por segundo.

Y ese característico sonido, es lo que en parte hace del látigo un instrumento tan espectacular.

Aquí cortaremos esta entrega y dejaremos para la próxima todo lo referente al uso del látigo dentro del BDSM.

Más escritos de Angel Negro (Ver todos)

Leave a Reply