Cómo dejar de ser celoso

celos

Este artículo también aparece en inglés en el sitio de www.spiraling-up.com

“Los celos son un signo de una relación sana.”

“Los celos son naturales.”

“Si no eres celoso, realmente no amas a alguien.”

Bull. Fucking. Shit.

Si tu pareja mira a otra persona y te enojas: ¿quién crees que tiene la culpa?

Yendo un poco más lejos; si tu pareja coquetea con otra persona y eso te molesta, te enoja o te sientes mal, ¿de quién crees que es el problema?

Antes de seguir leyendo, una advertencia: Este artículo no puede desleerse después de haberlo leído. Claro, puedes ignorarlo, puedes decidir que son mentiras y tratar de seguir viviendo tu vida de forma normal. No funcionará. Una vez que lees esto, no hay vuelta atrás. No hay perdición. Esto es sólo para aquellos que son lo suficientemente valientes como para mirarse a sí mismos, trabajar en sí mismos y ser honestos con ellos mismos.

¿Listos? Ok, continuamos.

La respuesta es TÚ. No tiene nada que ver con tu pareja. Claro, es mucho más fácil culpar a tu pareja (“si él no hubiera hecho…. entonces yo no haría …”), pero no es justo y, lo más importante, no va a resolver nada.

Las raíces de los celos se encuentran en la inseguridad. No siempre necesariamente la inseguridad acerca de tu relación o incluso sobre ti mismo, sino de algo que está faltando en tu propia vida.

Los celos vs la envidia

Aunque comúnmente son pensados como sinónimos, personalmente me gusta diferenciar entre los celos y la envidia. La envidia es la sensación de que también quieres lo que alguien más tiene, sin necesariamente querer quitárselos y los celos son la sensación de no querer que la otra persona tenga lo que sea que tienen.

Ésta es una distinción importante porque te dice algo acerca de dónde empezar a buscar para poder resolver esos sentimientos.

Por ejemplo: Mi marido y yo estábamos muy bien como pareja, teníamos una buena vida y disfrutábamos de la compañía del otro. Sin embargo, cada vez que él iba a salir con sus amigos me enojaba y me incomodaba.

Después de hablar con los amigos y hacer un montón de introspección, resultó que no era porque no confiara en él o porque yo quisiera que se quedara en casa, sino que me sentía sola y extrañaba salir con mis propios amigos. Una vez que resolví eso, al hacer nuevos amigos y salir más también, ya pude realmente alegrarme por mi marido cuando él salía con los chicos, incluso si ese día me quedaría en casa viendo la televisión.

Éste es un caso claro de sentir envidia y resolver la falta en mi propia vida resolvió ese sentimiento de ira y el dolor sin esfuerzo.

Todo está dentro de ti

Si te pudiera garantizar que, sin dudas y con un 100% de certeza, de que tu pareja no te engañará, no te dejará y piensa que eres la persona más atractiva del mundo para el resto de sus vidas, ¿aún así tendrías celos? Sean honestos.

La respuesta es no. No los tendrías. Es por eso que no te molesta cuando un chico quiere hablar con tu novio o cuando tu esposa tiene una conversación íntima con su hermana, porque no los percibes como amenaza a lo que tienes.

Puede ser que tengas una muy buena razón para estar inseguro. Tal vez tu pareja te ha engañado en el pasado o hayas sido engañado por alguien más. O tal vez incluso tú mismo no eres fiel y estás proyectando esto en tu pareja.

Al trabajar en tus propios sentimientos, llegar al fondo de lo que realmente es lo que te da miedo y resolverlo, verás que tus sentimientos de celos desaparecen. Esto no es fácil, es difícil tomar un buen vistazo a ti mismo y darte cuenta de que tú eres quien tiene que hacer un cambio.

Y sí, a veces el cambio podría ser el de dejar la relación si resulta que no se puede confiar en la otra persona. Pero ese cambio será desde un lugar de confianza y en busca de una mejora, no desde un lugar de inseguridad y miedo.

OJO; trabajar en tus propias emociones no significa que no puedas estar enojada por algún engaño, ni que no te puedes sentir decepcionada con la otra persona. Simplemente significa que estás resolviendo la emoción de celos o envidia.

¿Cómo saber qué es lo que realmente está pasando?

Aquí viene la parte difícil. Hay algunas preguntas que te puedes hacer a ti mismo o puedes pedir a un buen amigo que te ayude para llegar al fondo de tus sentimientos. Tienes que ser 100% honesto. No hay excusas, no se vale esconderse de verdades duras.

Preguntas que puedes hacerte a ti mismo:

¿Qué es exactamente lo que me molesta de esta situación?

¿Por qué exactamente eso me molesta?

Lo importante es llegar a un punto en el cual la respuesta es acerca de ti mismo, no sobre la otra persona. Si la respuesta es “No confió en él/ella” no se trata de ti, es todavía sobre la otra persona. Incluso las respuestas como “No quiero perderlo/la” tratan todavía de la otra persona y no son personales.

Sigue buscando más profundo. ¿Por qué no quieres perderlo? ¿Por qué no confías en el?

Una vez que te llega a una respuesta que es 100% de ti, como “No quiero estar solo” o “No puedo manejarlo si me traiciona”, puedes empezar a trabajar en eso.

Cuando sabes que aunque prefieres estar con la otra persona, también estarías bien solo, no tienes que ser celoso de que pase el tiempo con otra persona. Puedes confiar en que tu pareja está en la relación, tan comprometido como tú.

¿Qué hacer si es realmente la otra persona?

Hay buenas y malas noticias. La mala noticia es que nunca son realmente ellos. La buena noticia es que una vez que sabes que es adentro de ti lo que te hace sentir celos y resuelves eso, la solución se presenta más fácil.

Digamos, por ejemplo, que tú tienes una pareja que te ha engañado, que podría hacer que te sientas celoso porque te sientes inseguro acerca de su amor por ti. Eso te puede llevar a la conclusión de que tienes miedo a estar solo o que no te amas a ti mismo lo suficiente.

Una vez que llegues a una conclusión (lo cual es personal y puede ser completamente diferente a los ejemplos) y trabajas en ti mismo para que no tengas miedo a la soledad o alcances un mayor nivel de amor propio, la decisión de quedarte en esa relación o no es mucho más fácil de tomar. Tu decisión ya no se trata de los celos, sino de lo que tú estás buscando en una relación y si la otra persona está dispuesta a ofrecer eso o no.

No hay respuestas correctas o incorrectas aquí. Puede ser que una vez que ya no tienes miedo de estar solo, prefieres transformar tu relación a una relación abierta y quedarte con tu actual pareja, incluso cuando tiene otras parejas. O podrías decidir que ser fiel es importante para ti y terminar la relación para poder buscar a alguien que sea más compatible.

Es un proceso

Llegar al fondo de tus sentimientos es un proceso y no es fácil. Se necesita mucho valor para poder mirar a lo que falta en tu vida y tomar medidas para arreglar eso. Tampoco es siempre un proceso muy rápido. Me tomó meses para encontrar amigos y actividades para hacer.

Es completamente válido pedir a tu pareja tener en cuenta que tú estás teniendo problemas con algo mientras estás haciendo esos cambios. No necesariamente para pedirles que dejen de hacer la actividad que te molesta, pero tal vez lo haga menos, te inviten o encuentren un camino intermedio que no te hace sentir mal. Sin embargo, que tu pareja te complazca nunca debe ser una excusa para no trabajar en tus propios problemas.

Si intentas desquitarte con tu pareja y hacer que hagan o dejen de hacer las cosas, sólo llegaras a sentirte más inseguro a largo plazo y hará que tú y tu pareja sean miserables.

¿En qué áreas de tu relación eres celoso y de qué eres inseguro?

Más escritos de Sandra Valerian (Ver todos)

Leave a Reply