Cornudismo, cuckold dentro del BDSM

Cornudismo, cuckold dentro del BDSM

Debo de confesar que el término cuckold era desconocido para mí hasta que conocí a Miau Miau y Mister M.  Fue hasta que platique con ellos y los leí que supe que esta práctica tenía nombre y existía y me di cuenta que dentro del BDSM, hablando específicamente desde el punto de vista de la Dominación  femenina, es una práctica que también se da o por lo menos tiene muchas similitudes. Si bien una gran parte de los sumisos no son esposos de sus Dóminas, si tienen un lazo erótico y afectivo incluso llegando al amor, en el cual, dependiendo de los acuerdos, se puede presentar el cuckold.

Creo que la diferencia entre el cuckold de pareja y el cuckold dentro del BDSM, podría ser lo que provoca la práctica y la búsqueda de los amantes, en el cuckold de pareja (en la mayoría de los casos) el esposo es quien lleva a la esposa a este tipo de juegos y puede participar activamente en la búsqueda de los amantes, incluso solicitándole a la esposa que estos cumplan con ciertos requisitos, dirigiendo los encuentros y colocándose jerárquicamente en tercer lugar y poniendo al corneador en primero.

 En el BDSM el sumiso fantasea con ver a su Dómina con otros hombres pero no lo provoca los encuentros, porque sabe que al hacerlo pondría sus deseos por encima de los de su Dómina. El sumiso tampoco busca hombres solos para que tengan relaciones sexuales con su Dómina,  a menos que ella se lo ordene y por supuesto jamás guiaran “la acción” o le dirán a su Dómina que hacer.  En cuanto a la apariencia de los corneadores el deseo del sumiso por hombres que aparenten ser “auténticos machos” pasa a segundo término o ni siquiera es considerado.  Ella decide si quiere al corneador flaco, gordo, chaparro, alto, con un gran pene o pequeño pene.  De hecho muchas veces el corneador solo es “utilizado” con el único fin de humillar al sumiso por ejemplo al ver a su Dómina coquetear con el corneador sin hacer menor caso de él o  ponerlo a servir a ambos o incluso permitirle al corneador ordenar, corregir y castigarlo son situaciones que comúnmente se dan.

En el caso del cuckold BDSM la satisfacción del sumiso viene de ver feliz a su Dómina ya sea por estar con un hombre “igual” o con mayor jerarquía que él, pero no con más jerarquía que ella  y en el caso de la Dómina la mayoría de las veces el placer es obtenido a través de la humillación del sumiso que ejerce por medio del corneador.

¿Qué opinas? ¿Es diferente el cuckold de pareja al cuckold BDSM?

Sígueme

Krystal de Sade

Soy Educadora de la sexualidad además de practicante de BDSM desde hace más de 10 años con rol Dominante. Entre mis prácticas favoritas están el Bondage y los juegos sensoriales. Felizmente casada, reparto mis tardes entre el BDSM y el Diseño Gráfico. Fetichista de la piel, admiradora de los hombres Leather. Fundadora y administradora de www.calabozo.com.mx
Sígueme